La época navideña es una de las épocas del año que más emociones y recuerdos nos trae.
Muchas de estas emociones nos llegan a través de olores.
¿Quién no experimenta maravillosos recuerdos de la fiestas en familia al oler el árbol de Navidad en su casa? 

Estos bellos recuerdos los tenemos fuertemente fijados en nuestra mente gracias a nuestro olfato.

El sentido del olfato es el sentido más potente y más evocador de nuestros cinco sentidos. Nuestra memoria  olfativa nos permite asociar un olor a un recuerdo, a una persona o a un momento específico.  Al oler este aroma de nuevo se vuelven a experimentar las emociones igual de  vívidas y positivas que la primera vez.

En estos días el olor de pino específicamente nos transporta a muy gratos recuerdos de las fiestas navideñas en familia.

Otros aromas también nos recuerdan a las navidades como el olor del ponche, de manzana y canela, del turrón y los mazapanes, el olor de la comida navideña así como el olor de las luces de bengala.

¿Qué es este olor de pino natural que nos trae tantos recuerdos?

El olor del árbol de Navidad que tanto nos gusta se debe a varios compuestos químicos.
El alfa-pineno y el acetato de bornilo son las dos principales moléculas que contribuyen al clásico olor de pino fresco. Bosque de pinos, pino fresco y natural, maderas, frescura silvestre son otras varias de las asociaciones que tenemos al oler estas moléculas.
Claramente en esta época el principal recuerdo que tenemos al experimentar el olor del árbol de Navidad es toda la emoción de la reunión familiar navideña.

Fuente: Compound Interest

¡Esperamos que tengan maravillosas emociones olfativas en esta época navideña!